Home

  Seminarios
  Programas
Biblioteca
Links

Contactenos


De la hipnosis a la asociación libre
Nora Marquez

 

 

Regresar al Índice de Autores
Regresar al Índice de Títulos

 

 

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo tiene como objetivo plantear el tema concerniente a las transformaciones producidas, entre el método hipnótico y el método de la asociación libre y los factores que influyeron en dichos cambios, de la disciplina psicoanalítica de Sigmun Freud. En este sentido realizaremos un recorrido por textos del creador del psicoanálisis, que tendrán la función de introducirnos en el tema e informarnos sobre cómo plantea él la metamorfosis que se produjo en sus métodos. Luego, utilizaremos textos auxiliares, como ser, biografías sobre Freud de Jones, E.; "El descubrimiento del Inconsciente" de Ellenberg, H.; "Las mujeres de Freud" de L. Appignanesi y J. Forrester; "La batalla de 100 años" de Roudinesco E. Esta bibliografía, nos servirá de soporte para cotejar las distintas opiniones de varios autores y ver las diferencias y semejanzas que se pueden encontrar respecto al tema elegido.

 

DESARROLLO

En el texto "Comunicación Preliminar", escrito por S.Freud y J. Breuer en 1893, estos autores expresan que hace tiempo que trabajan juntos sobre la enfermedad llamada histeria. Es una patología que no se puede determinar cuál es el origen con un simple examen del enfermo. Está relacionada con un suceso que el sujeto no desea rememorar o no puede recordar. Sin embargo, los autores afirman que mediante la hipnosis se puede despertar los recuerdos vinculados a la aparición del síntoma, y así, establecer relaciones causales.

La tesis que sostienen es que en la histeria hay una situación traumática que provoca un aumento de excitación que no se descarga porque no entra en el comercio asociativo de la conciencia. Esto tiene como consecuencia la aparición del trauma psíquico que actúa como una "acción eficaz y presente" que desencadena el ataque histérico por inervación somática, es decir, hay un intento de realizar una acción motriz que no fue producida en su momento.

El "trauma psíquico eficaz" no aparece en la memoria del enfermo. Pero, a través de la hipnosis se puede comprobar que aquello que el paciente cree que no sabe, en realidad, lo puede recordar. Con lo cual, los autores van a deducir que hay una doble conciencia. Hay un conjunto de contenidos que forman asociaciones aisladas de la conciencia. A este estado se lo llama hipnoideo.

El método terapéutico que proponen es, básicamente el siguiente: a través de la hipnosis llegar al recuerdo de la vivencia traumática y por medio de la expresión verbal, dar salida al monto de afecto enquistado. De esta manera, el recuerdo entra en el comercio asociativo de conciencia y así, el síntoma desaparece.

Hasta aquí podemos observar que en este texto hay un intento de mostrar un modelo energético que es adecuado para explicar la noción de catarsis. Este modelo terapéutico es el que trabaja S. Freud en esa época (1887 a 1895 aproximadamente), cuyo contenido, va a decir en su "Autobiografía" de 1924, "es en su parte esencial de Breuer".

Lo que vamos a tratar de analizar ahora es cuáles fueron los determinantes que incidieron en la construcción de este método terapéutico.

Según cuenta E. Jones, Freud conoce a Breuer hacia fines de 1870, en el Instituto de Fisiología, y a partir de allí se hicieron grandes amigos.

Freud en su "Autobiografía" hace mención de la profunda amistad que lo unía a Breuer, pero luego aclara que esta fuerte relación se desvanecerá a raíz del desarrollo del psicoanálisis.

Ellenberger H. afirma que hubo en Freud dos experiencias personales que lo llevaron hacia el camino de la nueva teoría de la neurosis, estas fueron, "su visita a Charcot y la historia de Anna O., la paciente de Breuer". En todos los textos consultados hemos encontrado coincidencia en el hecho de que la experiencia de Breuer con Anna O. fue el puntapié inicial del psicoanálisis.

Esta paciente, cuyo verdadero nombre es, según Jones, Bertha Pappenheim, padeció de parálisis histérica, con contracciones, inhibiciones, etc. Durante el tratamiento con Breuer (1880 – 1882), éste observó que en ocasiones Anna en estado autohipnótico, narraba detalles de la aparición de los síntomas y luego éstos se alejaban. Tanto Breuer como Anna dieron cuenta de lo que sucedía. Es por eso, que ella bautizó a este procedimiento "cura por la palabra". Razón por la cual, Breuer comenzó a aplicar la hipnosis pidiéndole a su paciente que relate los recuerdos relacionados con los síntomas. Este método Breuer le dio el nombre de "catarsis". Cuando Freud se entera por su amigo los detalles de este método le parece muy interesante. Tal es así, que cuando se dirige a París, en 1885, se lo comenta a Charcot, el cual no demostró interés alguno.

La visita que realiza Freud a Charcot en la Salpetriere fue muy enriquecedora para aquel. Charcot, eximio científico de la época, se dedicaba a realizar investigaciones sobre la histeria. En estos trabajos extrajo diverso resultados, como ser, que la histeria no era una simulación como sostenían muchos disciplinarios, sino que era auténtica; que no era una enfermedad exclusiva de la mujeres, sino que el hombre también podía padecerla; que por medio de la sugestión hipnótica se podía hacer emerger los síntomas histéricos y que estos síntomas provocados son iguales a los espontáneos provocados por un trauma. Así "gracias a Charcot y casi de la noche a la mañana, la histeria se convirtió en una enfermedad del sistema nervioso, enteramente respetable", va a decir Jones E. Mas tarde, Freud, podrá sacar provecho de estas investigaciones de Charcot, dándole una vuelta de tuerca más podrá demostrar que las parálisis histéricas son de origen psíquico.

Después de la visita a la Salpetriere, Freud regresa a Viena capitalizando las investigaciones de Charcot y el hallazgo de Breuer. Freud, está convencido que por medio de la hipnosis el sujeto puede recordar el trauma psíquico que provoca la enfermedad y por medio de un acto psíquico se puede liberar el afecto retenido y de esta forma hacer desaparecer el síntoma histérico. Sus posteriores investigaciones van a estar vinculadas a comprobar estas conclusiones.

Con respecto al uso de la hipnosis podemos decir que S. Freud tenía interés por el mismo desde mucho tiempo antes de conocer los trabajos de Charcot. Según cuenta Jones y también Freud en su "Autobiografía", que en época de estudiante observó una exhibición de magnetismo realizado por Hansen y al ver como empalidecía el sujeto hipnotizado creyó en la autenticidad de los fenómenos hipnóticos. Luego ya, en su práctica profesional utilizaba la hipnosis ocasionalmente, y es en la clínica de Charcot en donde adquirió algo más de experiencia.

En 1889, viajó a la escuela de Nancy, en donde se encontró con otra persona que será muy significativa para él, su nombre es Bernheim. Allí fue, según cuenta en su "Autobiografía, "con el propósito de perfeccionar mi técnica hipnótica". Viaja con él una de sus pacientes, Cäcilie M., cuyo verdadero nombre es Anna Von Lieben, que padecía de histeria. Con ella, Freud practicaba la hipnosis, en parte con buenos resultados porque los síntomas mejoraban y en parte con desilusión porque al cabo de un tiempo volvían a aparecer. Él atribuyó este inconveniente a su poca experiencia hipnótica. Es así que se contacta con Bernheim y le solicita que se ocupe de esta paciente. Éste accede y trata de curarla por medio de la sugestión. Con la sorpresa de que los síntomas desaparecen pero inmediatamente emergen nuevamente. Bernheim, le confiesa entonces, que sus éxitos terapéuticos sólo los obtiene en el hospital y con sus propios pacientes.

Bernheim fue el rival más poderoso que tuvo Charcot. Roudinesco afirma que el primero proclamaba que la hipnosis no era una condición propia de los histéricos, sino que era efecto de la sugestión. Que todos los seres humanos tienen la capacidad de transformar una idea en un acto, y que él utilizaba la hipnosis para curar muchas enfermedades. La rivalidad entre la escuela de la Salpetriere y la escuela de Nancy incide en la formación conceptual de S. Freud. Por un lado, Charcot va a utilizar la hipnosis para poder producir los síntomas histéricos en forma experimental y así comprobar su hipótesis. Por otro lado, "Bernheim prueba el carácter ‘psicológico’ y ‘relacional’ de las afecciones nerviosas". De estas dos personalidades, Freud va a tomar lo positivo y va a descartar lo negativo y así obtendrá "frutos, tanto de las lecciones de uno como de otro". De las investigaciones de Charcot va a abrir "el camino de una nueva conceptualidad de la enfermedad nerviosa" y de Bernheim demostrará "el principio de su tratamiento psicológico".

En Psicoterapia de la histeria (1885), Freud plantea que al intentar aplicar el método catártico por medio de la hipnosis tropieza con dos dificultades, una se refiere a que no todos los histéricos son hipnotizables, y la otra se vincula a la caracterización esencial de la histeria. Con respecto a este último punto descubre que el mecanismo aplicado en la "Comunicación Preliminar" coincidía con el de las neurosis y que el motivo de la adquisición de estas dolencias se debe buscar en factores sexuales. En relación al primer punto, plantea que hay sujetos que se niegan, en forma manifiesta o no, a ser hipnotizados. Esto implica una dificultad en el método, dado que el recuerdo patógeno no puede emerger. En base a este obstáculo Freud decide probar con otro sistema. Invita al paciente a acostarse en un diván, cerrar los ojos, concentrarse y luego, los induce a evocar los recuerdos. Con este mecanismo obtuvo los mismos resultados que con el método hipnótico.

Diversos autores como Jones, Ellenberger, Appignanesi L. Y Forrestes J., coinciden en que este giro en la conducción del método está vinculado con el recuerdo de un comentario que Bernheim le hizo a Freud con respecto a la amnesia hipnótica. Aquél le dice que se puede lograr que el sujeto recuerde lo experimentado en la hipnosis mediante concentración del mismo e insistencia por parte del médico.

Otro dato interesante para tener en cuenta es el aporte del sexo femenino que ha intervenido en el desarrollo de los trabajos de Freud. En este sentido, Rudinesco comenta lo siguiente:"... cuando Freud se puso a escucharlas, fueron ellas quienes permitieron el nacimiento del psicoanálisis. Con su escucha inauguró Freud una forma de relación humana completamente nueva". La paciente Elizabeth Von R. por ejemplo, se mostraba reacia a ser hipnotizada, razón por la cual, Freud deja de lado el hipnotismo y ensaya la "técnica de la concentración". También él va a decir que este caso fue el primer análisis completo de una histeria. "Una vez más una mujer contribuye a la invención del psicoanálisis. Emmy Von N. permite que Freud abandone la sugestión, le indica el lugar que tiene que ocupar en la cura. ‘ˇNo se mueva!’, ‘ˇNo diga nada!’, ‘ˇNo me toque!’. Le grita cierto dia primero de mayo de 1888". Appignanesi L. Y Forrester J. nos cuentan que Freud no pudo controlar la anorexia de Emmy Von N., a través de la sugestión, es así que comienza a dudar de esta técnica.

El giro de la aplicación del método terapéutico trajo aparejado una revelación que el hipnotismo encubría. En "Historia del movimiento Psicoanalítico", Freud va a decir: "La hipnosis encubre esta resistencia, por la cual la historia del psicoanálisis verdaderamente dicho no comienza sino con la innovación técnica constituida por la renuncia a la hipnosis". De esta nota bibliográfica extraemos dos datos importantes el descubrimiento de la resistencia y la consecuente renuncia a la hipnosis. Mediante el empleo del nuevo método, Freud detecta en sus pacientes un mecanismo de defensa, una energía de repulsión en contra de representaciones inconciliables. También se da cuenta que cuando se esfuerza en orientar al paciente a recordar aparece una resistencia. Estas revelaciones le permiten comprender el mecanismo de estas fuerzas psíquicas y lo llevan a encarar el tratamiento de una forma diferente. La labor del terapeuta, va a consistir en vencer por medio de una labor psíquica la resistencia a la asociación. Con lo cual se inducirá al paciente a reproducir verbalmente las representaciones patógenas y liberar el afecto. Va a decir también: "Junto a los motivos intelectuales en que nos apoyamos para dominar la resistencia actúa un factor afectivo"12. Aquí se refiere al fenómeno de la transferencia otro aspecto fundamental que introduce en la inflexión que lo encamina a la instauración de su nuevo método terapéutico. El fenómeno de la transferencia está vinculado a la relación sentimental que se establece entre el paciente y el analista. Por un lado, constituye el motor del tratamiento y por el otro lado, puede transformarse en un sentimiento hostil, facilitando el advenimiento de la resistencia y poniendo en peligro el tratamiento. Para levantar la resistencia y hacer uso de la transferencia Freud va a invitar a sus pacientes a decir todo lo que se le ocurra, sin omitir nada, aunque crean que carece de importancia o no tenga sentido. Esta será "la regla fundamental" y al procedimiento le dará el nombre de "asociación libre".

Jones plantea que hay varias razones que llevaron a Freud a utilizar el método de la asociación libre. Una, se relaciona con sus pacientes que en ocasiones dejaban fluir sus pensamientos cuando se encontraban en estado de relajación. Esto llevó a Freud a renunciar a la intervención constante, dado que perturbaba el flujo de pensamientos. Otra, se relaciona con el tema de la resistencia. Freud había comprobado que sus pacientes se negaban a manifestar recuerdos que les producían displacer. En principio llamó a esto resistencia y luego lo vinculó con la represión que sustituía los recuerdos por síntomas. El método hipnótico enmascaraba la resistencia, como así también la transferencia. Dos características esenciales para la practica analítica, va a decir Jones.

En cuanto a la influencia de las mujeres que han contribuido a las transformaciones del método terapéutico podemos mencionar el caso que Freud cita en su "Autobiografía", cuenta que cierto día una paciente se dirige a él y le rodea el cuello con sus brazos, inmediatamente llega un sirviente y el incidente no pasa a mayores. Así, Freud se da cuenta que aquella relación esencial, tenia una base amorosa. Este incidente fue capitalizado por Freud para sus futuras investigaciones.

Ellenberger por su parte, va a plantear que para poder analizar lo particular del método psicoanalítico es importante compararlo con otros que lo precedieron. En principio, dice que Freud no fue el primer terapeuta que dedicaba gran cantidad de su tiempo a sus enfermos y atendía todas sus dolencias y se ocupaba de encontrar la causa de sus enfermedades. Antes de él ya lo habían hecho Bleuler, Janet y otros. Por otra parte, podemos caracterizar el psicoanálisis como una modificación de las técnicas hipnóticas de épocas anteriores. El alivio que siente el religioso al contar sus pecados por medio de la confesión se lo puede vincular con la cura sicoanalítica, cura por la palabra. Benedikt hablaba de indagar la vida interior y revisar esos deseos y ambiciones no cumplidos. Descartes en una carta a un amigo le cuenta que suele enamorarse de mujeres bizcas y lo relaciona con un amor de la infancia. Ellenberger, también aborda el tema de la relación médico-paciente llamado por Freud "transferencia". Dice que desde la época del magnetismo llamaba la atención cómo el magnetizado sólo miraba desde los ojos del magnetizador y se colocaba en una dependencia total. Explica, además, que Charcot ya había observado en su clínica esta cuestión, fue con una mujer que después de ser hipnotizada varias veces, se fue del hogar para vivir con el hipnotizador. Muchos estudiosos se han dedicado a investigar este tipo de relación. Entre ellos, Janet, de sus trabajos extrae el sentimiento que invade al sujeto hipnotizado. Dice que varía de un paciente a otro, pero se puede observar desde pasión erótica hasta amor filial. Sin embargo, el factor fundamental es la necesidad del paciente de ser dirigido por el hipnotizador. Sollier se suma a los hallazgos de Janet, agrega que para el sujeto es muy importante que el hipnotizador conozca su vida, en especial la de la infancia. De esta manera, siente que lo conoce de toda la vida...

 

CONCLUSIONES

Hasta aquí hemos examinado, a través de varios autores, las diversas transformaciones que se produjeron y que dieron como resultado la conformación de método de la asociación libre. Entre estos cambios podemos observar el aporte de muchos personajes históricos, como ser, Charcot, Bernheim, Jamet, Bleuer, Breuer, Benedikt y muchos otros, que no llegamos a abordar en el presente trabajo. Se incluye también el aporte de las mujeres pacientes de Freud, como lo expresamos en el desarrollo. Además, las influencias de técnicas de curación que se remontan a épocas antiguas de las cuales surge el hipnotismo. Todo esto, evidencia que el método de la asociación libre es el resultado final de la confluencia de ideas, pensamientos, terapias, etcétera, que Freud fue tomando y así, construyendo su método terapéutico.

En base a lo precedente, podemos decir que observamos en los textos recorridos pertenecientes a Freud que algunos de estos personajes han sido incluidos, pero no todos. Otra cosa que advertimos es que Freud, si bien admite que su método ha sido construido en base a diversos aportes y es el resultado de terapéuticas utilizadas en la época, en todo momento trata de diferenciarse, es decir, de demostrar que su método es único y que si tiene alguna similitud con otros, hay en el suyo una cualidad distintiva que lo aleja profundamente de aquellos. Podemos evidenciar esta inferencia en un planteo que hace Freud con respecto a la transferencia, explica que es un fenómeno que se observa en todas las relaciones humanas. En ella se puede encontrar el fenómeno "sugestibilidad". Plantea que el psicoanálisis trabaja por medio de la sugestión como lo hacen todos los métodos psicoterapéuticos. Pero marca una diferencia. "Su método" se utiliza para incidir en el levantamiento de la resistencia y no para crear una dependencia del paciente hacia la persona del analista. También en su "Autobiografía" va a manifestar que el método de la asociación libre supera al de la hipnosis en la medida en que el analizado no pierde el contacto con la realidad presente.

En suma, pensamos que reunimos bastante material como para aseverar que el método de la asociación libre es la consecuencia de muchas transformaciones e influencias, por otra parte, no podemos dejar de plantear el hecho de que Sigmun Freud ha sabido rescatar lo apropiado de ellas, por lo que ha obtenido grandes frutos.

 

BIBLIOGRAFÍA

- Freud, Sigmund; "Estudios sobre la histeria – El mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos (Comunicación Preliminar)" (1893), tomo II, Obras Completas, Madrid, Biblioteca Nueva, 1996.

- Freud, Sugmund; "Estudios sobre la histeria – Psicoterapia sobre la Histeria" (1895), tomo II, Obras Completas, Madrid Biblioteca Nueva, 1996.

- Freud, Sigmund, "Autobiografía" (1925), tomo III, Obras Completas, Madrid, Biblioteca Nueva, 1996.

- Freud, Sigmund; "Historia del movimiento psicoanalítico" (1914), tomo II, Obras Completas, Madrid, Biblioteca Nueva, 1996.

- Appignanesi, Lisa y Forrester, John, "Las mujeres de Freud, Buenos Aires, Planeta, 1996.

- Ellenberger, Henri F.; "El descubrimiento del Inconsciente". Madrid, Gredos, 1976.

- Jones, Ernest; "Vida y Obra de Sigmund Freud", volumen 3, tomo 1, Buenos Aires, Paidos, 1979.

- Roudinesco, Elizabeth; "La batalla de 100 años- Historia del psicoanálisis en Francia", tomo I, Madrid, Fundamentos, 1988.

 

Fuente:
Trabajo presentado por Nora Marquez en el Seminario Los orígenes de la psicoterapia. La histeria como objeto encrucijada. Entre la neurología y las curas milagrosas. Dictado por Marcela Borinsky.